A carta, por Hélio Bueno